¡Ya nunca lo volverás a hacer!

La exposición frecuente y cercano con la radiación del celular, basta para tener: tumores en el cerebro, o parte del cuerpo que está en contacto directo con él.