Volando con años encima

Irene O’Shea, una mujer de 102 años, decidió terminar su lista y saltar en paracaídas, con esto se convierte en la persona más vieja en realizar este salto.