¿Únicas?

Así como las huellas digitales, la impresión de la lengua es diferente en cada persona.

¿Lo sabías?