¡Todos somos donadores!

El Senado de la República, por unanimidad aprobó que todas las personas mayores de edad en México automáticamente serán donadores de órganos y tejidos al momento de su fallecimiento, a menos que, en vida hayan expresado por escrito lo contrario.