Dormilón con suerte

Un preso del Centro Penitenciario de Villabona, en Asturias, se salvó de ser enterrado porque roncó luego de ser declarado muerto. Lo regresaron a su celda