¡No se pueden morir!

Las medusas solo mutan sus cuerpos, cuando llega la hora de la muerte, comienza a mutar en un nuevo ser vivo, semejante al anterior