¡No lo hagas, si no quieres engordar!

Desde esa hora y en la noche, los niveles de insulina aumentan, provocando que todo aquello que se ingiera se convierta en grasa, en especial los carbohidratos