Encerrada con tres candados

Un juez ordenó restringir las visitas y llamadas telefónicas a Elba Esther Gordillo, ya que considera que el mal uso de medios de comunicación que tiene a su alcance puedes “desestabilizar la paz y seguridad del Estado Mexicano”.

Se dice que Gordillo es visitada en su domicilio por más de doce personas diariamente