¡Todo exceso es malo!

Cardiólogos descubrieron que el ejercicio riguroso, obliga al corazón a trabajar rápido, provocando agrandamiento, arritmia y la posibilidad de sufrir infarto