¡La tristeza en el intestino!

Un nuevo estudio reveló que el intestino tiene una conexión más directa con el cerebro mediante un circuito neuronal que le permite transmitir señales en pocos segundos.

Así que cualquier emoción que tengas tu intestino lo agradecerá o lo odiará.