La muerte viaja en Metro 

Para ahorrarse el flete, una familia se se subió al Metro con todo  y un ataúd que habían comprado. Nadie sabe si iba vacío.