Y de Doroteo ni la cabeza quedó…

Se rumora que al morir Doroteo Arango, el cual era su nombre real, un estadounidense profanó su tumba y robó su cabeza.